El pasado día seis de febrero se cumplía un año del que tal vez sea el hito más wtf de la historia de la exploración espacial: lanzar un descapotable con un maniquí vestido de astronauta al espacio.

 

La excentricidad, que nos dejó algunas de las imágenes más cool nunca vistas, realmente tuvo una razón. Era la primera vez que SpaceX, la compañía privada espacial de Elon Musk, utilizaba un cohete Falcon Heavy y ninguna empresa estaba dispuesta a arriesgarse a enviar carga útil (por ejemplo, un satélite) en el vuelo de prueba. Así que, en vez de enviar un simple peso muerto como carga ficticia, Musk, que era también CEO de Tesla, decidió mandar un modelo Roadster, con un maniquí en pose chulesca vestido con el prototipo de traje espacial que SpaceX planea utilizar en sus cápsulas tripuladas Dragon. Y ya de paso, montar unas cámaras para transmitir al mundo la hazaña.

 

Otra de las imágenes de ese día fue ver como los cohetes laterales del Falcon Heavy aterrizaban de forma sincrónica para ser reutilizados. Y es que una de las formas de abaratar costes en los lanzamientos es la reutilización de sus cohetes, técnica que actualmente lidera SpaceX, seguida de muy cerca por Blue Origin, la compañía espacial de Jeff Bezos, fundador de Amazon.

Aquí os dejamos un precioso video conmemorativo del día en el que por fin el espacio se convirtió en nuestra autopista.