La próxima frontera de la exploración es la colonización de Marte, y con casi total seguridad veremos a un humano llegar al planeta rojo en las próximas dos décadas. ¿Pero existe algún lugar mejor en nuestro sistema solar para establecernos?

Os damos la bienvenida a Titán.

Titán es una de las lunas de Saturno y tiene algunas ventajas que harían de él un destino de vacaciones espectacular:

Para empezar, tiene una atmósfera densa que es un 1.45 veces la de la Tierra, frente a la de Marte, que es solo un 0,01%. La de Titán está compuesta principalmente de nitrógeno, al igual que la nuestra, mientras que la de Marte es básicamente dióxido de carbono.

Esta atmósfera espesa de nitrógeno tiene varias ventajas: no harían falta cámaras de descompresión, ya que una persona podría vivir fácilmente en una atmósfera con la presión de Titán, y el nitrógeno no resulta tóxico para el ser humano (aunque seguiríamos necesitando botellas de oxígeno). Además, la combinación de una atmósfera tan densa con una gravedad tan baja (el 14% de la de la Tierra) significaría que los humanos podrían volar con alas artificiales simplemente utilizando la fuerza de sus músculos. ¿Quieres volar como los pájaros? Titán es tu destino.

Titán recibe mucha menos radiación que Marte, ya que está protegida por el campo magnético de Saturno, además de menos ráfagas solares al estar mucho más lejos del sol que Marte. La radiación es uno de los mayores problemas en Marte, y se espera que los futuros colonos tengan que pasar la mayoría del tiempo bajo la superficie para protegerse de ella. No en Titán.

Aunque se ha demostrado que Marte tiene agua, no sabemos exactamente en qué cantidad. La mayor parte de la superficie de Titán está cubierta de hielo. Además posee hidrocarburos (literalmente lagos) y nitrógeno en abundancia.

En Marte hay mucho que explorar, pero está relativamente aislado. Titán, en cambio, está cerca de otras lunas como Encélado que es uno de los más firmes candidatos para encontrar vida en nuestro Sistema Solar.

El paisaje de Marte es básicamente un desierto colosal. Titán, es el único cuerpo celeste del Sistema Solar que posee lagos. Sus características nos permitirían vivir en un zepelín, o literalmente en una ciudad flotante soportada por globos de hidrógeno, al estilo Up!, la película de Píxar. Al no haber oxígeno libre, no habría riesgo de que ese hidrógeno se incendiase.

Evidentemente, Marte tiene otras ventajas que lo hacen un objetivo más realista en el corto plazo:

-Para empezar está a “solo” 7 meses de viaje, cuando Titán está a 7 años.

El día de Marte dura aproximadamente 24 horas y el de Titán 15 días terrestres, por lo que Marte se adecúa más a nuestra biología.

Marte recibe suficiente luz solar para utilizar paneles, en Titán tendríamos que usar reactores nucleares.

La gravedad de Marte es de 0.36g, que ya es escasa para nosotros, pero mucho mejor que los pobres 0.14g de Titán.

-Marte, aún siendo muy frío (63ºC de media), es mucho más cálido que Titán (-170ºC).

 

Pero lo de poder usar alas para volar como un pájaro debería contar como dos o tres razones al menos ¿no crees?